Ajo con mortero

¡Hola!

¿Sabéis hacer ajo con mortero?
Yo pensaba que no, pero al hacer la entrada anterior de cómo hacerlo con la batidora, no he tenido más remedio que intentarlo. Cuando intentas algo, no siempre lo consigues, pero, en este caso… ¡prueba conseguida!

He llamado a mi madre para que me confirmara que mis recuerdos eran ciertos y, una vez que tenía claro todos los pasos, me he puesto a ello.

Esto es lo que he utilizado:

  • 3 ajos
  • Una pizca de sal
  • 1 yema de huevo
  • Unas gotas de limón
  • 1 vaso de aceite de oliva suave
  • 1 mortero
  • Un buen brazo para darle vueltas a la maza del mortero

He comenzado pelando los ajos y partiéndolos en trocitos muy pequeños.

Una vez troceados todos los ajos, los he puesto en el mortero, les he añado una pizca de sal y los he machacado hasta conseguir un puré.

Así es como tienen que quedar los ajos:

Luego he puesto la yema, las gotas de limón y con la maza, con movimiento circulares lo he mezclado todo:

Mirad como queda:

Y ahora viene lo importante: he echado el aceite en  una jarrita para que me resultara más fácil ir echándolo en el mortero, ya que tenemos que ir poniendo muy poquita cantidad, y con la jarra tenemos más precisión.

Y ahora cogemos la jarra y vamos poniendo un chorrito muy pequeño de aceite en el mortero, y con la maza, en una mano y con la otra sujetando bien el mortero, vamos haciendo movimientos circulares con la maza, siempre en la misma dirección y sin despegarla del mortero.

He repetido este paso hasta que he terminado con el aceite, ha sido un poco desesperante y cansado ya que como he dicho antes, hay que echar muy poco aceite, pero al final lo he conseguido.

Pongo la foto más grande para ver si podéis apreciar la cantidad de aceite que he ido echando.

 Cuando vais poniendo el aceite, notareis que se ablanda un poco, pero en cuanto le damos unas cuantas vueltas con fuerza, enseguida se vuelve a endurecer.

Ya me va quedando menos aceite, no puedo más, tengo la mano más roja que un tomate, pero ya casi está :P

¡¡¡Y por fin!nnnnnnnnn!!! Este es el resultado.

Bueno, pues así es como mi madre, la madre de mi madre y la madre de la madre de mi madre, lo hacían. Nos es tan complicado como pensaba, pero si que se tarda más que con la batidora y cuesta un poco más de esfuerzo. Pero no está nada mal y eso que he tenido que ir haciendo las fotos al mismo tiempo :)

Lo que si he notado es que me ha quedado mucho más picante que cuando lo he hecho con la batidora, a pesar de que he utilizado los mismos ingredientes. Así que si os animáis a hacerlo, llevad cuidado, porque pica un poquito.

Bueno, voy a ver si se me recupera el brazo del esfuerzo jeje.

Espero que os haya gustado y nos vemos pronto.

¡Chaoooo!

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*