Cheesecake Salado con Tortas de Inés Rosales

Cheesecake Salado con Tortas de Inés Rosales

¡Muy buenas! Inés Rosales me propuso utilizar sus tortas de aceite con sabor a romero y tomillo en una receta. Y me parecieron perfectas para hacer un cheesecake salado.

Este cheesecake salado se puede preparar con antelación y viene muy bien para una comida o cena informal.

La mezcla de sabores es deliciosa. El dulzor de los tomates casa a la perfección con el queso curado. Y las tortas de aceite de Inés Rosales le dan un delicioso sabor a pan, aromatizado con romero y tomillo.

Por si no lo sabéis, estas tortas son muy famosas por su elaboración, ya que se hacen a mano, una a una. También se caracterizan porque uno de sus ingredientes básicos es el aceite de oliva virgen extra. Además, no contienen lactosa, ni huevo y son perfectas para disfrutar en cualquier momento.

Cheesecake con Tortas de Aceite de Inés Rosales

Ingredientes

Para la base:

  • 220 g de tortas de aceite Inés Rosales con sabor a romero y tomillo (unas 7 unidades)
  • 100 g de mantequilla fundida

Para el relleno 1:

  • 300 g de queso crema a temperatura ambiente
  • 100 g de vuestro queso curado favorito, recién rallado
  • 2 huevos medianos
  • Pimienta recién molida al gusto

Para el relleno 2:

  • 250 g aproximadamente de tomatitos variados
  • ½ cucharadita de azúcar
  • 2 cucharaditas de sal en escamas
  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra
  • Un poco de romero fresco

Para la decoración:

  • Unas hojitas frescas de romero
  • [Opcional] Unas florecitas de malva secas (las flores las he comprado aquí)
  • Un poco de sal en escamas

Utensilios

  • Un molde desmoldable, de unos 20 cm de diámetro, forrado con papel vegetal
  • Una batidora de mano
  • Una picadora

Elaboración

Base:

  • Trituramos las tortas de aceite en una picadora. Si no tenéis, podéis meterlas en una bolsita de congelado y golpearlas con un rodillo hasta que parezca arena de playa.
  • Luego, mezclamos las tortas trituradas con la mantequilla fundida. Lo mejor es echar la mantequilla poco a poco, hasta conseguir una mezcla compacta. Si la mezcla no queda suficientemente compacta, podéis agregar un par de cucharaditas de agua.
  • Repartimos la mezcla por toda la base y las paredes del molde, haciendo presión con una cuchara para que quede bien compacta. Nos aseguramos, con la mano, de que hemos repartido uniformemente toda la mezcla, y reservamos en el congelador. Mientras, preparamos el relleno de nuestro cheesecake salado.

DSC_0787_PR_logRelleno 1:

  • Precalentamos el horno a 180º C., calor arriba y abajo.
  • Batimos ligeramente los huevos con un tenedor.
  • En un bol grande, ponemos el queso crema y los huevos batidos. Trituramos con la batidora hasta que se integren los dos ingredientes.
  • Incorporamos el queso rallado y seguimos triturando.
  • Por último, añadimos pimienta al gusto y trituramos un poco más (no pongo sal porque el queso ya lleva y el siguiente relleno también). Nos debe quedar una crema sin grumos.
  • Sacamos del congelador la base y vertemos el relleno.
  • Repartimos bien. Y al horno durante 20-25 minutos o hasta que al pinchar el cheescake en el centro con un palillo, éste salga limpio.
  • Mientras se hornea, vamos a preparar unos tomatitos que también formaran parte del relleno del pastel.

Relleno 2:

  • Partimos los tomatitos por la mitad.
  • Los colocamos en una fuente para horno, intentando que queden todos con la parte cortada hacia arriba.
  • Espolvoreamos por encima el azúcar y la sal. Colocamos unas hojitas de romero fresco, rociamos con el aceite de oliva virgen extra y reservamos.
  • Cuando nuestro pastel salado esté listo, lo sacamos y lo dejamos enfriar por completo. Una vez templado lo metemos en la nevera un par de horas, o media hora, aproximadamente, en el congelador.
  • Subimos la temperatura del horno a 220º C. y, cuando alcance esta temperatura, metemos los tomatitos. Horneamos durante 10 minutos y, una vez pasados, apagamos el horno y los dejamos metidos en él durante 30 minutos.
  • Luego los sacamos y dejamos enfriar por completo.

Decoración:

  • Desmoldamos con muchísimo cuidado el pastel (es muy importante que esté frío para que no se rompa).
  • Colocamos encima los tomatitos, con la parte cortada hacia arriba.
  • Ponemos también las hojitas de romero fresco, un poquito de sal en escamas, las florecitas y… ¡listo para degustar!

Cheesecake salado con tortas de Inés Rosales

Consejos

  • Una de las partes más importantes de un cheesecake es su base. Asegúrate de que queda uniforme y compacta.
  • Para conseguir desmoldar tu cheesecake sin que se rompa, es MUY IMPORTANTE dejarlo enfriar por completo. Lo mejor es meterlo en en frigorífico un par de horas o una media hora en el congelador.
  • Si preparas con antelación este pastel salado, debes conservarlo en la nevera y colocarle los tomatitos y la decoración justo antes de servirlo.
  • Recuerda que debes sacarlo de la nevera unos minutos antes de consumirlo, para que no esté tan frío.
  • Se suele tomar frío, pero si no te gusta así, puedes meterlo unos segundos en el microondas.

Espero que os haya gustado la receta y que os sirva de ayuda. Si os animáis a preparar este cheesecake salado, espero vuestras fotos y vuestros comentarios en Google+FacebookTwitter y el resto de redes sociales.

Ya sabéis que podéis suscribiros al canal de YouTube haciendo clic aquí.

Número de comensales| de 6 a 8
Nivel de dificultad| medio
Tiempo de preparación| 50 minutos + el tiempo de cocción + tiempo de reposo

Un comentario

  1. Pingback: Snailbag | La mayor y más innovadora gama de bolsos portalimentos del mercado

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*