Pastel de Calabacín con Crema de Queso

Pastel de Calabacín con Crema de Queso

¡Muy buenas! Hoy quiero compartir con vosotros este pastel de calabacín con crema de queso. Hacer bizcochos con verduras tiene sus ventajas, porque quedan húmedos, jugosos y llenos de nutrientes.

Este bizcocho de calabacín es una buena alternativa si nos cuesta tomar fruta o verdura. Además, los más pequeños se lo van a comer igual, porque no se darán ni cuenta que está ahí.

Podéis preparar solo el bizcocho de calabacín y servirlo espolvoreado con un poquito de azúcar glas por encima. Pero la crema de queso, con un pequeño toque de limón, lo hace más resultón y atractivo.

Antes de mostraros la receta de pastel de calabacín y crema de queso, si queréis que los trocitos de calabacín no se noten, os hago dos recomendaciones: debéis rallarlo con un rallador muy fino y quitarle la piel.

Pastel de Calabacín con Crema de Queso

  • Partes: 8/12
  • Dificultad: baja
  • Imprimir

Ingredientes para el bizcocho

  • 300 g de calabacín
  • 300 g de harina para todo uso
  • 1 ½ cucharadita de polvo de hornear
  • 3 huevos medianos, a temperatura ambiente
  • 350 g de azúcar moreno
  • 175 g de aceite de oliva sabor suave o aceite de girasol
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 50 g de cacao en polvo sin azúcar

Utensilios para el bizcocho

  • Un molde de 20 cm de diámetro, forrado con papel vegetal

Ingredientes para la crema de queso

  • 170 g de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
  • 260 de queso crema, a temperatura ambiente
  • 100 de azúcar glas
  • 1 limón

Ingredientes para la decoración

  • Unas almendras tostadas laminadas

Elaboración

  1. Calentamos el horno a 180º C., calor arriba y abajo.
  2. Rallamos el calabacín y lo colocamos sobre un colador para que suelte el máximo de agua posible. Podéis aplastar el calabacín con una cuchara, para ayudarlo a soltar el agua. Lo reservamos un ratito y mientras, seguimos preparando el bizcocho.
  3. Mezclamos la harina, el polvo de hornear y reservamos.
  4. Con una batidora, batimos los huevos con el azúcar moreno, hasta obtener una mezcla cremosa. Cuando la mezcla haya doblado su volumen, añadimos el aceite y el extracto de vainilla. Y seguimos batiendo hasta que todos los ingredientes estén bien integrados. Echamos el cacao en polvo y batimos hasta integrarlo.
  5. Una vez que el calabacín haya soltado el agua, lo mezclamos con la harina. Cuando esté bien cubierto de harina, lo incorporamos a los ingredientes húmedos, en varias veces, y mezclamos hasta que todo esté bien integrado.
  6. Pasamos la mezcla al molde y horneamos durante 75 minutos aproximadamente. Una vez cocido, sacamos el bizcocho del horno y lo dejamos enfriar sobre una rejilla unos 10/15 minutos. Después, retiramos el molde y dejamos que el bizcocho se enfríe por completo sobre la rejilla.
  7. Para preparar la crema de queso, batimos la mantequilla hasta que quede bien cremosa. Entonces, añadimos el queso crema. Volvemos a batir hasta que los dos ingredientes se unan. Tamizamos el azúcar glas sobre la mezcla, y rallamos la piel de medio limón (podéis ponerle más si queréis). Removemos primero con una espátula y, después, batimos con la batidora hasta obtener una mezcla muy cremosa. La crema de queso se puede guardar en la nevera hasta que el bizcocho se enfríe.
  8. Una vez frío el bizcocho, sólo tenemos que colocar la crema de queso por encima, esparcir las almendras laminadas y un poquito de ralladura de limón. ¡y listo!

Notas

  1. Vale cualquier variedad de calabacín, pero es mejor comprar piezas pequeñas, que no tengan la piel muy dura (si añadís la piel).
  2. Las almendras tostadas se pueden sustituir por cualquier otro fruto seco. También se puede decorar la tarta con fruta fresca.
  3. Otra forma de presentar el pastel de calabacín con crema de queso, sería cortando el bizcocho por la mitad, rellenarlo con un poco de crema de queso, taparlo con la otra mitad y luego, cubrirlo con el resto de crema de queso por completo.
  4. No guardéis el bizcocho en el nevera, porque se resecará. Si lo cubrís con la crema de queso por completo, no hay problema si lo guardáis en la nevera.

Espero que os haya gustado esta receta de pastel de calabacín con crema de queso. Si os animáis a prepararla, podéis compartir vuestras fotos en las redes sociales y etiquetarme para poder verlas.

Os dejo otras recetas que quizás te gusten: Muffins de Jamón y Queso y Cupcakes con Mucho Chocolate.

Como siempre, os espero en Facebook, Twitter, Instagram y Google+.

Ya sabéis que podéis suscribiros al canal de YouTube haciendo clic aquí.

Millones de gracias por estar ahí, y hasta la próxima receta :)

 

4 Comentarios

  1. Creo que tengo todos los ingredientes… Este cae! Gracias por la receta :)

  2. Hola Fuensanta !
    quería pregunarte : cómo sustituir el azúcar al batir con los huevos si quiero hacer la versión salada del pastel ?
    Gracias de antemano y decirte q me gusta muxo? tu forma d explicarte
    aNA mARIA

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*