Polos de Leche Merengada

Polos de Leche Merengada

 

¡Muy buenas! Me encanta la leche con sabor a canela y limón. Y, en verano, me gusta hacer polos de leche merengada. Se preparan en un momento y son muy fáciles de hacer. Además, siempre hay hueco en el congelador para guardar unos cuantos y tenerlos a mano los días de calor.

Polos de Leche Merengada

  • Partes: 12/14
  • Dificultad: baja
  • Imprimir

Ingredientes

  • 1 litro de leche
  • 1 limón
  • 2 ramitas de canela
  • 60 g de azúcar blanco granulado (podéis agregar más azúcar si os gustan más dulces)
  • 150 ml de nata para montar o crema para batir, bien fría
  • 20 g de azúcar glas
  • Canela en polvo al gusto

Utensilios

  • Un molde para polos
  • Batidora eléctrica o varillas manuales

Elaboración

  1. Lavamos y secamos el limón. Con un cuchillo o pela-patatas, lo pelamos intentando retirar sólo la parte amarilla de la cáscara, ya que la parte blanca amarga. Reservamos la corteza, y guardamos el limón para otra receta.
  2. Vertemos la leche en un cazo y añadimos la corteza de limón, las dos ramitas de canela y los 60 g de azúcar blanco granulado. Dejamos cocer 3 o 4 minutos con el fuego al máximo sin dejar de remover. Una vez pasado ese tiempo, tapamos el cazo, lo retiramos del fuego y dejamos que se enfríe por completo. Cuando la leche se haya templado, podemos meterla en el frigorífico para que tarde menos tiempo en enfriar.
  3. Una vez que se haya enfriado la leche aromatizada montamos la nata con la batidora eléctrica. Empezamos a montar a velocidad baja. Cuando esté semi-montada, vamos agregando el azúcar glas poco a poco y, una vez integrado el azúcar, subimos la velocidad y batimos hasta que la nata esté bien montada.
  4. Retiramos la corteza de limón y la canela a la leche aromatizada (también se puede colar). Y,  poco a poco, vamos agregando la leche a la nata montada. Seguimos batiendo a velocidad baja hasta que nos quede una mezcla cremosa. Para que sea más fácil llenar los moldes, pasamos la mezcla a una jarra. Rellenamos los moldes sin llegar hasta arriba del todo, ya que al congelarlos aumentan de tamaño.
  5. Reservamos en el congelador durante 4 horas o hasta que estén bien congelados. Si nos sobra leche podemos repartirla en vasitos pequeños, meterla en el congelador 1 hora y tomarla bien fría :)
  6. Una vez congelados, sacamos el molde del congelador y lo dejamos reposar unos 3 o 4 minutos para que sea más fácil sacarlos.
  7. Espolvoreamos canela al gusto por encima antes de servirlos.

Espero que os venga bien esta receta tan refrescante en los días de calor :)

Ya sabéis que podéis suscribiros al canal de YouTube haciendo clic aquí. También podéis seguirnos en Facebook y Twitter, y compartir con nosotros vuestras fotos.

Hasta el próximo vídeo :)

¡Chao!

LHCY

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*