Mousse de Chocolate Blanco

Mousse de Chocolate Blanco

En apenas 10 minutos, y casi sin manchar la cocina, podremos disfrutar de una crema suave, esponjosa y con un agradable sabor a chocolate blanco.

Plato: Postre
Preparación: 10 minutos
Raciones: 4 personas
Autor: Fuensanta Peñalver

INGREDIENTES

  • 120 g de chocolate blanco troceado
  • 400 g de nata para montar o crema para batir bien fría

ELABORACIÓN

  1. Comenzamos poniendo el chocolate blanco troceado y un cuarto de nata en un bol. Después, para deshacer el chocolate, calentamos la mezcla en el microondas, en la opción de descongelar, o al baño María. Una vez fundido el chocolate, removemos la mezcla hasta que los dos ingredientes se unan. Terminamos pasando la mezcla a un bol grande y la dejamos enfriar a temperatura ambiente.

  2. Mientras tanto, ponemos el resto de la nata en un bol grande y, con la batidora de varillas, batimos hasta que esté casi montada. Primero batimos a velocidad baja y, cuando empiecen a formarse burbujas de aire, subimos la velocidad al máximo y seguimos batiendo hasta que forme picos suaves.

  3. Seguidamente, cuando tengamos la nata lista, pasamos dos cucharadas a la mezcla de chocolate y removemos para que quede más suave con una lengüeta.

  4. Después, agregamos la mitad de la nata que nos queda y mezclamos, con movimientos envolventes y suaves, hasta que los dos ingredientes se integren. Vertemos el resto de nata y la integramos del mismo modo.

  5. Repartimos la mousse de chocolate blanco en 4 o 6 recipientes. Agitamos los recipientes para que la crema se asiente bien y los tapamos con film, sin que éste llegue a tocar la crema. Guardamos la mousse en la nevera un par de horas, como mínimo, para que se enfríe y coja consistencia.

  6. Finalmente, después del reposo, la mousse se puede servir tal cual, o podéis darle un toque de color utilizando algún fruto rojo, hojas de menta fresca, un poquito de azúcar glas y unos cuantos trocitos de galleta machacados  para darle un toque crujiente.

NOTAS

  1. Podemos conservar la mousse de chocolate en la nevera durante tres días.
  2. Con la cantidad de chocolate blanco que le ponemos, queda una mousse muy suave y esponjosa, pero se le puede añadir un poco más para adaptar la textura a nuestro gusto.

UTENSILIOS: Batidora de varillas