Tarta de Queso y Fruta de la Pasión

Tarta de Queso y Fruta de la Pasión | Sin Horno

Sobre la fruta de la pasión, cuanto más arrugada esté por fuera, más dulce y aromática será. Eso sí, la fruta de la pasión tienen un sabor peculiar que, a mí, particularmente, me parece que queda genial con esta tarta dulce. Además, esta fruta aporta olor y eso es algo extraordinario y que hace que la tarta se disfrute con todos los sentidos.

Plato: Postre
Preparación: 40 minutos
Tiempo total: 40 minutos
Raciones: 8 personas
Autor: Fuensanta Peñalver

INGREDIENTES

Base de la tarta:

  • 360 g galletas graham
  • ½ cucharadita de jengibre en polvo
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 180 g mantequilla sin sal

Relleno de la tarta:

  • 500 g de queso crema ablandado
  • 80 g de azúcar glas
  • 1 mandarina
  • 200 g de chocolate blanco troceado
  • 200 g de nata para montar (crema para batir)
  • 6 g gelatina en polvo
  • 45 g agua fría

Para la decoración:

  • 6 unidades fruta de la pasión
  • Hojas de menta fresca

ELABORACIÓN

Base de la tarta:

  1. Empezamos forrando la base del molde con una hoja de papel vegetal y reservamos.

  2. Luego, trituramos las galletas. Esta vez, no las vamos a triturar demasiado, para darle un aspecto más rústico y crujiente a la tarta.

  3. Una vez trituradas, las pasamos a un bol, junto con la canela y el jengibre en polvo, y mezclamos.

  4. Seguidamente, fundimos la mantequilla en el microondas o en un cazo al fuego y la añadimos a las galletas trituradas. Mezclamos hasta conseguir una masa compacta.

  5. Después, pasamos un poco más de la mitad de la mezcla al molde y vamos cubriendo la paredes, haciendo presión con una espátula.

  6. Vertemos el resto de la mezcla para terminar de cubrir el fondo. Debemos presionar para que la masa quede compacta.

  7. Una vez tenemos el molde forrado con las galletas, lo tapamos con film y lo llevamos a la nevera. Mientras, seguimos con el relleno de la tarta.

Relleno de la tarta:

  1. Primero fundimos el chocolate blanco en el microondas (en la opción de descongelar) o al baño maría. Una vez fundido, removemos para comprobar que no queda ningún trocito. Lo dejamos enfriar y reservamos.

  2. Luego, hidratamos la gelatina con el agua fría y mezclamos. Mientras se hidrata, seguimos con la receta. 

  3. Ahora, en un bol grande, ponemos el queso crema, el azúcar glas y rallamos la piel de la mandarina con un rallador fino.

  4. Después, batimos hasta que la mezcla quede cremosa con la batidora de varillas.

  5. Seguidamente, añadimos la nata y el chocolate blanco fundido y batimos un poco más hasta integrar los ingredientes.

  6. En este momento, la gelatina ya habrá absorbido el agua y estará hidratada. Así que, para poder integrarla con el resto de ingredientes, la calentamos durante 8 o 10 segundos en el microondas para derretirla.

  7. A continuación, la añadimos poco a poco mientras batimos la mezcla para que quede bien integrada.

  8. Sacamos el molde de la nevera, vertemos el relleno y agitamos suavemente el molde para que el relleno se asiente.

  9. Cubrimos la tarta con papel film, intentando que el plástico no toque el relleno y, lo llevamos a la nevera 4 horas o hasta el día siguiente.

Decoración:

  1. Después del reposo, sacamos la tarta de queso y fruta de la pasión de la nevera y retiramos el molde.

  2. Cortamos la fruta de la pasión por la mitad, con un cuchillo de sierra, sacamos la pulpa de la fruta y la pasamos a un bol.

  3. Por último, decoramos la tarta de queso con un poco de fruta. El resto de la fruta se pude servir a parte para quién quiera un poco más.

NOTAS

Utensilios: